Cocktail con la Fundación Educación Responsable y bienvenida al Dr. Estanislao Bachrach

“Transformar a las personas a través de las emociones”

El pasado lunes 30 de julio en Piso 40 los miembros del Club de Ejecutivos le dieron la bienvenida al Dr. Estanislao Bachrach al programa Educación Responsable Uruguay desarrollado por la Fundación Botín en conjunto con la Universidad de Cantabria (España), la Universidad de Yale (Estados Unidos) y varios expertos internacionales.

Bachrach es Doctor en Biología Molecular de la UBA y de la Universidad de Montpellier en Francia. En la actualidad de desempeña como profesor de Creatividad e Innovación y de Inteligencia Emocional para líderes.

Profesionales de distintas áreas participaron del encuentro que brindó un espacio de networking e intercambio de perspectivas acompañado de un cocktail para darle la bienvenida al proyecto al reconocido profesor.

Desde el programa Educación Responsable se estableció: “Tenemos un único objetivo y es poder ayudar desde la infancia a los niños y niñas para que se transformen en hombres y mujeres de bien”. El programa funciona desde el año 2006 en más de 280 centros educativos en España, Uruguay y Chile logrado un impacto positivo en la vida de 10 mil maestros y 70 mil niños y adolescentes.

En Uruguay Educación Responsable comenzó hace tres años “sin ningún tipo de financiamiento”. Hoy sus integrantes están felices de reconocer que en la actualidad se encuentran trabajando en 23 centros educativos gracias a una alianza con el Plan Ceibal. Por el momento se han alcanzado a 700 docentes y 4 mil niños y adolescentes de Montevideo, Colonia, Salto, Flores y Tacuarembó.

El proyecto que inició como un sueño hoy busca enseñar a los niños a “soñar con los ojos abiertos”. Bachrach se mostró agradecido de poder colaborar con este programa y contribuir con sus perspectivas hacia lo que es la Inteligencia Emocional en los chicos.

El programa parte de la premisa de que las emociones son reales y a diario los niños y adolescentes las experimentan. La ciencia por el momento no sabe cómo detenerlas, pero sí cómo controlarlas y hacia ello está enfocada la enseñanza sobre la Inteligencia Emocional en los estudiantes. Una materia que el argentino define cómo: “El poder estar tranquilo en los momentos de mayor tensión”.

Bachrach comenta que el control de las emociones es posible debido a que estas “no son lo que siempre creímos. Las emociones se encuentran en las neuronas, forman parte del cerebro; entonces cuando uno tiene un sentimiento muy fuerte se ilumina una parte considerable del él y es por ese motivo es que no se pueden tomar buenas decisiones”.

La biología por el momento no ha descubierto la forma de anular cierto tipo de reacciones, pero sí se han desarrollado herramientas que permiten moderarlas. “Estas metodologías podrían hacer posible que se aumente la capacidad de procesamiento perdida cuando se siente una emoción muy fuerte”, afirma el experto.

Estudios de la Universidad de Yale aplicados sobre estudiantes bajo el programa Educación Responsable demostraron que en aquellos centros en los que se habla con la “correcta alfabetización” de las emociones durante 20 minutos diarios, se producían cambios positivos a nivel educativo: los estudiantes mejoraban sus calificaciones y los conflictos entre ellos se reducían.

La aplicación de programas como Educación Responsable son convenientes en cualquier tipo de contexto afirma Bachrach: “Lo que hemos descubierto es que en escuelas de los tres contextos -clase baja, media y alta- los niños tienen distintos problemas, pero bajo la misma emoción”.

Luego de una sesión de preguntas el experto culminó: “Transformar a las personas a través de las emociones es posible. Solo hay que buscar los métodos que se adapten a cada uno”.

Resumen:

El pasado lunes 30 de julio en Piso 40 los miembros del Club de Ejecutivos le dieron la bienvenida con un cocktail al Dr. Estanislao Bachrach al programa Educación Responsable Uruguay dedicado a promover la comunicación y mejora la convivencia en los centros escolares a partir del trabajo con docentes, alumnos y familias.