La aplastante superioridad del capitalismo; Javier Milei en Montevideo

avier Gerardo Milei no necesita presentación. Argentino de 48 años, es el Economista del momento. Es autor de más de 50 trabajos académicos, casi 100 artículos periodísticos y 9 libros publicados. Con fuerte presencia en medios argentinos hoy visita nuestro país y declara sin tapujos “me considero un gladiador liberal”.

 

Milei despierta sensaciones encontradas, hay quienes lo consideran un líder a seguir y otros un desparpajo. Lo cierto es que su presencia causó conmoción. El Auditorio WTC Montevideo fue la sede que lo recibió.

El público presente rompió en un fuerte aplauso a la hora de su arribo, Milei llegó para quedarse.

 

Como Economista es un gran defensor de la Escuela Austriaca de pensamiento económico liderada por Eugen von Böhm-Bawerk. Sus frecuentes apariciones en programas como Intratables, Animales Sueltos entre otros, lo han convertido en un economista mediático. El intenso uso de las redes sociales acrecienta su popularidad. Se auto define como académico, mediático y libertario.

 

Su exposición tuvo como eje central el capitalismo, su estructura y metodología.

Lo define como una historia de amor con la libertad destacando los logros del mismo, las posibilidades que habilita y el valor estético que promueve.

 

Su relación con las ideas de la libertad se remiten a su particular observación de la realidad. El PBI per cápita, afirma, se multiplicó 12 veces. La estructura de mercado es concentrada.

Frente a esta observación, Milei se pregunta cómo es posible que un sistema que genera tanta riqueza pueda a la misma vez ser generador de pobreza.

 

La Universidad de Chicago se hizo presente en su exposición. Dos ejes son los trabajados: capital humano y la teoría del crecimiento económico.

Al conocer las ideas de Murray N. Rothbard conoce el pensamiento libertario y junto a él las polémicas ideas acerca del monopolio bueno y monopolio malo.

Cuando el monopolio es fruto de la competencia donde una de ellas gana, es un acto justo y bueno. En las empresas ocurre igual, señala, compiten y una de ellas gana. Luego es el estado quien se entromete y regula, afirma.

El precio es entonces, determinado en función del costo, siendo esto un error.

Las ideas de la Escuela de Chicago junto a la Escuela Austríaca producen un marco analítico distinto. Ahora bien, ¿cómo medimos su impacto? A través de esta pregunta Milei analiza temporalmente el crecimiento que ha tenido el PIB. “En el S XIX la tasa explotó, hoy crece a 4,15. Argentina de mediados del siglo XIX era un país de bárbaros en 35 años se convirtió en una de las potencias del mundo. En 1895 era el país con el mejor PBI per cápita del mundo”

 

Plantea la base de su conferencia entonces en el capitalismo como una revolución institucional. Para esto desestima por completo la presencia del Banco Central, institución que hay que destruir menciona Milei.

 

Para el desarrollo de sus ideas y formas de concreción el capitalismo se apoya en: la propiedad privada, los mercados libres, la competencia, la división del trabajo y la cooperación social. El derecho que concede es la vida, propiedad y libertad.

En contraposición; el socialismo. Lo define como “alguien que pudiendo ser libre prefiere ser esclavo ya que no soporta el brillo que podrían tener otros seres humanos. El problema del socialismo es que carece de propiedad privada, no puede fijar precios.”

 

Durante la ponencia, conceptos como división del trabajo y cooperación social surgieron de forma efervescente. “Todos somos desiguales y eso es bueno”, afirma.

Frente a esta desigualdad se pueden generar oportunidades.

 

Las críticas no se omitieron durante este exclusivo encuentro expresando su desacuerdo con los nórdicos.

El capitalismo es moral y éticamente superior al socialismo. Diversos son los abordajes; teoría del valor del trabajo, teoría subjetiva del valor, remuneración por factores y distribución del ingreso.

El valor es determinado por la preferencia y la escasez. Es el consumidor quien determina quien es el capital, esto lo hace en el mercado. El capitalismo es el disfrute, el esfuerzo del trabajo propio.  

 

“Debemos poner la libertad frente a la igualdad, no podemos castigar a unos para premiar a otros” expresa el economista.

 

La conferencia de Milei culmina con un apasionado aplauso al referirse al capitalismo superior estéticamente frente al socialismo.

 

En el fondo, no es que los políticos quieren arruinar ‘a propósito’ la vida de la gente, son chorros y delincuentes, pero no lo hacen ‘en contra de la gente’. Pasa que tienen un sistema de privilegios y los usan. Y esos privilegios son los que van en contra del progreso y la libertad de la gente”, argumentó finalmente.

 

Uno de los economistas del momento presente en nuestro país.