Tendencias económicas: El escenario económico del nuevo gobierno

Aciertos y errores en año electoral
Piso 40 fue la sede para esta exposición de ideas. Las economistas Mercedes
Comas (PwC) Tamara Schandy (Deloitte) Laura Raffo (Tao) e Ignacio Munyo (IEEM)
fueron convocados por OMEU con el objetivo de evaluar las tendencias económicas
de este año.
Entre los temas a destacar el gasto público no quedó fuera, la realidad de la región y
la educación también tuvieron su lugar.
“El gasto público tiene estructura rígida, es trabajoso ajustar el gasto público para
que el cambio sea realmente realizable” comenta Schandy.
Otra de las problemáticas, comenta Raffo es el dilema que tiene hoy nuestro país:
“El problema que tiene hoy Uruguay es que aumentó en ingresos pero el gasto
aumentó aún más”.
Profundizando en las áreas de gasto en Uruguay se afirma que el 34% pertenece a
pago de jubilaciones, 18% sueldos a funcionarios públicos 13% transferencias
(seguros de desempleo, asignaciones familiares)
y solo el 5% destinado a inversiones.
Esta estructura es complicada de recortar, las reformas son a largo plazo, afirman
los participantes.
Y si de gasto hablamos, la deuda se hace presente. ¿La deuda es pagable?
Manteniendo la situación como se encuentra en este momento es insostenible. Hoy
hacer nada es peligroso, esto no es una solución. Las tasas a largo es difícil
crezcan, señalan los expositores.
Existen ciertas variables que pueden ser modificadas generando una tasa
sostenible, ¿cuáles son?
Generar incentivos para crecer
En año electoral los cambios se realizan casi de forma nula. Cada modificación en
las metodologías de trabajo puede significar pérdida de votos por eso la cautela
parece ser una premisa. “Se vislumbran pocos cambios de aquí a las elecciones. Es
improbable que haya cambios en 2019 siendo año electoral.

Es inevitable que la política se relacione a la economía. No es viable desde el punto
de vista que el gobierno tome decisiones que afecten la economía en año de
elecciones” afirma Ignacio Munyo.
Si observamos la realidad de las empresas, el equipo económico de esta
conferencia sostiene que las mismas se encuentran en un momento de indecisión,
contexto incierto. “El consumo está deteriorado, más que nada en bienes caros o de
larga duración. Ajustar o no en estos tiempos es un debate personal, depende de
cada empresario” comentó la economista Laura Raffo.
Contextualizando, todos los participantes concluyen que 2018 fue un año difícil y
comprometedor para las empresas. Este 2019 se vislumbra como un año frágil, la
situación de la región es comprometedora, afirman, sumando la caída en el
consumo.
“Si bien a nuestro país ingresan más de 2000 millones de dólares gracias al turismo,
se hace necesario balancear la competitividad. Equilibrar la balanza. Observando un
rubro como las Telecomunicaciones, aquí tampoco se ha experimentando cambios”,
comenta Munyo.
El vínculo estatal
La charla no dejó de lado el tema estatal. “La relación entre el estado y las
empresas tiene que actualizarse, pensar en tratados de libre comercio. Modificar
ciertas relaciones. Si logramos poner este tema en debate ya habremos avanzado
mucho”.
La región
Si observamos el panorama regional, la realidad de Brasil y Argentina nos afecta en
mayor o menor medida.
Brasil atravesó una de sus peores crisis en la historia del país, si bien está
creciendo, lo hace a ritmo lento. “El mercado festejó la elección de Bolsonaro, ahora
bien, el temor está en conocer cuál será su cintura política. El panorama para este
año es de crecimiento bajo. Una economía que se irá acomodando” comenta Raffo.
Analizando la situación de Argentina, este año comenzó relativamente bien, hasta
febrero el panorama parecía aclararse. A partir de marzo esto cambió radicalmente.
“Están tapando agujeros” comenta el equipo económico. Esto genera desconfianza.
Se hace entonces difícil, llevar adelante un programa de ajustes en un panorama
tan incierto.
“Nuestro país necesita inversiones, sin inversiones no hay crecimiento” destacan. El
equipo comenta además, la importancia de abrir la economía al resto del mundo.

“Esto tiene costos y beneficios, pero es un debate que tiene que comenzar” agrega
Munyo.
Se plantea durante la charla la importancia de generar trato igualitario con los
extranjeros para comprar igual que lo hace el estado. Esto generaría además,
recortes en el estado.
En cuanto a cifras, el 81% de los países que han mejorado su calidad de vida son
aquellos que se han abierto a los privados.
Se plantea además, la problemática que atraviesa el Mercosur en este momento,
siendo un espacio inestable consecuencia del contexto desafiante que estamos
atravesando.
Para finalizar el encuentro, la educación protagonizó el debate. Las desigualdades
de acceso a formación de calidad de los sectores más beneficiados frente a los
menos. “Se hace necesario trabajar en una reforma educativa. En Uruguay hay
mucho talento, el universo del emprendedurismo crece pero hay que darle
herramientas” comenta Laura Raffo.
Para culminar el encuentro el tema sindicatos se hizo presente. El equipo señaló la
importancia de mantener el diálogo y trabajar en las reformas necesarias. “Tenemos
jornada vigente desde el año 1915, trabajar en una reforma laboral es necesario”
concluye el Dr. Ignacio Munyo.