Un Whiskey Lounge con vistas incomparables

En el sector Sureste de Piso 40 se encuentra el Bar con su original Barra, un enclave que seguramente se convertirá en el lugar de encuentro y reunión preferido por los socios y que está a cargo de Diageo, la principal marca de bebidas Premium del mundo, para su línea Reserve que incluye Johnnie Walker Blue Label y Ciroc.

Piso 40 y nuestro Whiskey Lounge tienen vistas incomparables de la ciudad con servicios de clase mundial, iguales a los de otros clubes de negocios privados en todo el mundo. Será un lugar donde los líderes, empresarios y profesionales vendrán a compartir experiencias de negocios, crear nuevas relaciones o celebrar viejas amistades”, explicó Howard Wynne de Diageo. A su juicio el ser parte de Piso 40 hará que la marca Johnnie Walker se convierta en ícono de lujo en Uruguay y esto es lo que el bar transmite en su diseño también. “El espacio de bar será donde los socios puedan vivir el estilo de vida de lujo asociado a nuestra marca y disfrutar de nuestras variantes de super deluxe Scotch whiskey y toda nuestra línea de Reserve”, afirmó.

En el diseño de este espacio único trabajó Orbit Design Studio junto al estudio de Arquitectos Kimelman Moraes.

Christopher Redpath, Director y Fundador de Orbit Design Studio, explicó que al ser un espacio exclusivo, sólo para miembros, el diseño y la decoración reflejan una combinación única de lujo, y elegancia propia de un club de caballeros, con un toque moderno. Con un esquema de color oscuro, suelo de madera en espiga, un sofá Chesterfield y tapicería de las sillas en cuero se establece una apariencia de clásica elegancia, que incorpora un aspecto moderno contrastante en el diseño de la barra que ofrece formas de facetas angulares en material reflectante, todos mezclados a través de combinación de colores y selección de materiales.

Belén Gómez, la arquitecta de Kimelman Moraes que tuvo a su cargo la concreción de este ambicioso plan, entiende que otra característica distintiva de este proyecto es su ubicación. “Proyectar un club de ejecutivos emplazado a más de 120 metros de altura sobre el nivel del mar es una situación muy particular, donde el Paisaje se convierte en una de las mayores atracciones del lugar”, explicó. Además, indicó que se emplearon materiales nobles tanto en la obra de arquitectura Interior como en el amoblamiento, que es totalmente importado. Para la fabricación de la barra, que constituye uno de los puntos altos de la instalación, se apeló a la experiencia de los artesanos italianos y se encargó a una empresa de Vicenza, Italia.

Deja un comentario